La leyenda de la Calle Sierpes

La leyenda de la Calle Sierpes

La Calle Sierpe

La Calle Sierpes o mejor dicho Calle de la Sierpe es una de las más famosas calles de Sevilla que pertenece al centro de Sevilla.  Esta larga calle peatonal es sin duda la más célebre y concurrida de Sevilla y son muchas las historias y leyendas que circulan por Sevilla acerca del peculiar nombre de esta calle.

Antiguamente, la Calle Sierpes constituía un brazo del Guadalquivir, rodeada de conventos y otras instituciones monásticas construidas durante los siglos XVII y XVIII, como así también la Cárcel Real donde estuvo preso Miguel de Cervantes. En aquellos tiempos se llamaba Calle Espaderos por la cantidad de negocios que se dedicaban a la venta y fabricación de espadas.

Fueron pasando los años, y debido a la importancia de la ciudad de Sevilla en la historia, la calle de la sierpe llego a ser mundialmente conocida en el siglo XV. Además, la literatura ayudo a su fama pues esta calle es escenario de obras de escritores como Cervantes, como se muestra en su comedía El rufián dichoso.

Son varias las versiones que intentan explicar su cambio de nombre a Sierpe, unas dicen que por su forma ondulante y serpenteante de la calle,  Otras que por ser la residencia de Don Álvaro Gil de la Sierpe. Pero sin duda la versión más inquietante es la que habla de un ladrón de niños encarnado en una serpiente gigantesca que residiendo en las cloacas y en las alcantarillas del subsuelo, salía a buscar una presa que calmara su apetito. Un vez encontrada la serpiente y dado muerte,  toda la ciudad hablaba de la calle de la “sierpe”. Lo que obligó a cambiar el nombre de Espaderos por el que hoy todos conocemos.

Si vienes a Sevilla encontrarás los mejores apartamentos turísticos en el centro de Sevilla en Apartamentos Santa María, estamos cerca de todo.

¿Damos un paseo por la Calle Sierpe?

 

 

 

 

Sin comentarios